A merced de los cobros ilegales y abusivos

“Mientras la Secretaría de Educación del estado de México se siga lavando las manos al decir que es un asunto de la sociedad de padres de familia el cobro de las cuotas escolares, ésta práctica no se va a detener y por el contrario  los abusos continuarán. Año con año es lo mismo y las autoridades no hacen nada”, comentó molesta  Isabel García.

Existe un vacío legal, pues la Secretaría de Educación no tiene facultades para sancionar a las asociaciones de padres de familia, por ser entes privados y sólo podría castigar a los directivos de las escuelas si demuestra que son ellos quienes exigen el pago de cuotas.

Cuando acudió a inscribir a su hermana al sexto grado en la escuela primaria Emiliano Zapata – con clave 15DPR1915Z, ubicada en la avenida México No. 63  en el  municipio de Otzolotepec-, integrantes de la asociación de padres de familia le exigieron 350 pesos porque son las cuotas escolares.

Isabel García dijo que ya  habían acordado con el director del plantel, Carlos Alberto Velmar García, que a cambio de pagar los 150 pesos del ciclo anterior harían faena, pero miembros de los padres de familia no lo permitieron e exigieron el pago.

En todo caso, ambos cobros son ilegales y fuera e la norma.

Apenas el pasado  19 de julio, Alejandro Fernández Campillo, secretario de Educación del Estado de México, ordenó vía oficio a su subsecretario Rogelio Tinoco García, a que enviara una circular a los directores escolares para que “bajo ninguna circunstancia” se condicionara el servicio educativo a los alumnos.

Sin embargo, algunos planteles en municipios como Valle de Chalco y San Felipe del Progreso, entre otros, establecieron como requisito indispensable el que los padres de familia presentaran el comprobante de pago, ya fuese bancario o pagaré, para la inscripción de sus hijos, sin que ninguna autoridad federal o estatal vigilara el cumplimiento de la Ley General de Educación.

A cuatro días de haber iniciado las clases, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) ya ha recibido 32 quejas relacionadas con el condicionamiento de las cuotas escolares, que se dieron en instituciones educativas de 23 municipios.

Sin embargo, la Comisión aclaró  a CNX Noticias que no tiene desagregada la información respecto al nombre de escuelas como tampoco  el nivel de escolaridad de donde surgieron las quejas.

En entrevista a medios, durante el inicio del ciclo escolar 2019-2020 en la escuela primaria “Gral. Lázaro Cárdenas”, el  Secretario de Educación estatal,  Alejandro Fernández Campillo, aseguró que formalmente no recibió ninguna denuncia, por lo que no ha procedido ninguna sanción hacia algún directivo escolar.

La dependencia sólo atendió dos casos  que fueron reportados por las redes sociales y que se presentaron en Ecatepec y Tlalnepantla.

Las cuotas escolares han existido desde siempre

Desde 1973,  las cuotas escolares son contempladas en la legislación educativa con la Ley Federal de Educación y fueron retomadas en la Ley General de Educación vigente desde 1993, sólo que la ley no se refiere a ellas específicamente como “cuotas escolares” sino que son identificadas como “cooperaciones en numerario”, es decir, pago en efectivo.

Así, el artículo 67 establece que las asociaciones de padres de familia tendrán por objeto, entre otros, colaborar para una mejor integración de la comunidad escolar, así como en el mejoramiento de los planteles; y participar en la aplicación de cooperaciones en numerario, bienes y servicios que las propias asociaciones deseen hacer al establecimiento escolar.

Las asociaciones de padres de familia están reguladas en el Reglamento de Asociaciones de Padres de Familia -que en 39 años  ha sido reformada sólo en una ocasión-, cuyo documento se establece la organización y funcionamiento de las asociaciones en las escuelas de educación básica dependientes de la Secretaría de Educación Pública.

En el caso del Estado de México, según información de la Secretaría de Educación, los 19 mil centros educativos cuentan con asociaciones de padres de familia.

CNX Noticias solicitó a la dependencia estatal conocer si en todas las instituciones de educación básica se cobró la cuota voluntaria, la respuesta que dio la titular de la oficina de Comunicación Social, Alejandra Monroy, fue que únicamente atendieron las dos quejas arriba referidas.

La entrevista solicitada con el secretario Alejandro Fernández Campillo fue negada a este medio de información.

Que sea delito, propone diputado

Juan Pablo Villagómez Sánchez, diputado del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), indicó que si bien en la ley está prohibido el cobro de cuotas obligatorias y sanciona el cobro de las mismas, es necesario actualizar las disposiciones relativas a las asociaciones de padres de familia y las “cuotas voluntarias”, pues representan un ingreso que no es supervisado por ninguna autoridad.

El congresista adelantó ya analiza la posibilidad de hacer reformas al Código Penal para que esta práctica pueda ser castigada penalmente, se constituya como un delito y no sea únicamente una falta administrativa. Que se tipifique como extorsión.

El Código Administrativo del Estado de México establece las infracciones y sanciones por “condicionar la realización de un trámite escolar a conceptos o aportaciones voluntarias que fijen las asociaciones de padres de familia”, pero con arreglo a la Ley General en sus artículos 75 y 76, por lo que es necesario homologarla.

El artículo 76 estipula lo siguiente: “Multa hasta por el equivalente a cinco mil veces el salario mínimo general diario vigente en el área geográfica y en la fecha en que se cometa la infracción. Las multas impuestas podrán duplicarse en caso de reincidencia”.

América Muñoz Herrera

América Muñoz Herrera

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Periodista con más de 13 años de trayectoria en distintos medios de Comunicación de Veracruz y el Estado de México. También ha colaborado en gobiernos municipales. Su lema es que no es un producto terminado y está en constante aprendizaje.

Ver todas las entradas de América Muñoz Herrera →