Sexualidad en tiempos de Covid. Menos pasión, más violencia

La pandemia por Covid_19 ha puesto una lupa a los casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual, pero también a la incapacidad del Estado mexicano de atender la violación a los derechos sexuales y los derechos humanos de un amplio sector de la población, según los resultados del estudio “Sexualidad, intimidad, violencia y Covid_19”, presentado este jueves por la Asociación Mexicana de Salud Sexual (AMSSAC).

Esther Corona Vargas, vicepresidenta de la Asociación Mundial para la Salud Sexual destacó que el confinamiento motivado por la pandemia ha focalizado nuestras desigualdades y las iniquidades que afectarán sobre todo a las personas de los sectores más vulnerables.

Del 9 al 23 de mayo de 2020, en el marco de la jornada de sana distancia que se realizo en México a nivel federal, la AMSSAC realizo una encuesta en línea con el objetivo de conocer la forma en que el confinamiento ha modificado la conducta sexual y su relación con diferentes psicopatologías como estrés, ansiedad y depresión, y con los niveles de violencia sexual en la pareja, tanto ejercida como sufrida.

La encuesta en línea fue respondida por mil 783 personas, 66.23 por ciento mujeres y 33.77 hombres, por lo que sus organizadores reconocen que puede tener un sesgo importante y haber dejado fuera a personas de escasos recursos y sin acceso a Internet, por lo que los resultados podrían ser menos esperanzadores, según Eusebio Rubio, presidente de la AMSSAC.

Foto cortesía AMSSAC

Los hallazgos

El estudio reveló que el 43 por ciento de las personas encuestadas reconoció que con el confinamiento ha disminuido su actividad sexual con su pareja, mientras el 31 por ciento reconoce haber disminuido su actividad autoerótica; es decir, la masturbación.

Sin embargo, “la práctica de las videollamadas sexuales y el sexting ha aumentado entre los hombres y las mujeres (37.7% y 39.3% respectivamente). Este aumento es más notable entre los participantes que viven en familia ampliada y las y los que viven solos”.

Mientras el 15.6 por ciento de las personas encuestadas reconoció que durante el confinamiento ha tenido problemas para excitarse sexualmente, el 29.4 por ciento expresó tener poco interés y apetito sexual por permanecer en su casa.

Foto cortesía AMSSAC

Violencia con la pareja durante el confinamiento

 

Sin embargo los resultados que más preocupan a especialistas son los relacionados con el aumento de la violencia sexual en las parejas como consecuencia del confinamiento.

“El 8.06% de las y los participantes percibe  un incremento en la violencia”, lo que a decir de Eusebio Rubio, debe llamar la atención de la autoridad y no esperar a que esta violencia dentro de las familias siga aumentando aún cuando termine la pandemia.

Las conductas mas frecuentes de violencia ejercida reconocidas que ocurrieron al menos una vez fueron:

  • Me he enojado cuando me contradice o no está de acuerdo conmigo: 62 por ciento
  • He llegado a gritarle a mi pareja: 48 por ciento
  • No tomo en cuenta las necesidades sexuales de mi pareja: 33 por ciento
  • Le he dicho es culpable de nuestros problemas: 30 por ciento
  • He llegado a insultar a mi pareja 29 por ciento
  • He amenazado a mi pareja con abandonarlo/la: 23 por ciento

Las conductas mas frecuentes de violencia sufrida reportadas como vividas cuando menos una vez fueron:

  • Mi pareja no toma en cuenta mis necesidades sexuales: 43 por ciento
  • Mi pareja se enoja conmigo si no hago lo que él/ella quiere: 38 por ciento
  • Mi pareja se pone celoso/a y sospecha de mis amistades: 36 por ciento
  • Mi pareja me rechaza cuando quiero tener relaciones sexuales con él/ella: 35 por ciento
  • Mi pareja vigila todo lo que yo hago: 30 por ciento
  • Mi pareja ha llegado a insultarme: 28 por ciento

Adicional, el 18.40 por ciento de las mujeres dijo haber recibido piropos o frases de carácter sexual que resultaron molestas, mientras que el 7.60 por ciento reconoció haber sido tocada o manoseada sin su consentimiento.

El 6.3 por ciento de las mujeres encuestadas dijo haber sentido miedo de ser atacada o abusada sexualmente y el 4.7 reconoció haber sufrido  represalias por haberse negado a propuestas de índole sexual.

Impacto de los cambios en la vida de las personas
Este estudio coordinado por la AMSSAC demuestra también que mientras menos actividad sexual tengan las parejas, mayores son los casos de depresión, estrés, ansiedad y mayores casos de violencia.

 

En contra parte, mientras mayor sea la violencia ejercida hacia la pareja, especialmente hacia las mujeres, se incrementa la depresión, la ansiedad, el estrés y hay menos deseo sexual y autoerótico.

 

El estudio destaca que el confinamiento ” ha modificado la vida sexual, pero el cambio no es uniforme y parece depender de las condiciones de convivencia y de otras condiciones como la presencia de violencia y de problemas en la salud mental como depresión, ansiedad y estrés”.

Ante ello recomienda a la población poner especial atención e identificar  si la disminución de su vida erótica es un indicador de  violencia en la pareja o de problemas como la depresión y la ansiedad.

 

Andrés A. Solis

Periodista desde 1989. Ha trabajado en medios impresos, radio, televisión y tiene más de 20 años de experiencia en medios digitales. Ha sido docente en la Escuela de Periodismo "Carlos Septién García" y en diplomados especializados en la Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma del Estado de México y la Universidad de las Américas de Puebla. Ha sido instructor en el Centro de Formación en Periodismo Digital de la Universidad de Guadalajara. Autor del Manual de Autoprotección para Periodistas y la Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia.

Ver todas las entradas de Andrés A. Solis →

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: