Coronavirus y la pobreza que viene

La pandemia por Covid-19 cobrará una enorme factura y pondrá en riesgo la estabilidad económica de todos los países de América Latina, alertó un estudio presentado por el Banco Interamericano de Desarrollo.

Según el documento, las medidas de contención que se han aplicado a nivel internacional están comenzando a causar estragos en los sistemas productivos, de comercio exterior y en la actividad hotelera que genera millones de empleos en la región y que pasada la emergencia sanitaria no todos podrán mantenerse.

De acuerdo con especialistas en economía y comercio internacional del BID, el impacto creciente de la pandemia en Estados Unidos ocasionará que las economías latinoamericanas se vean aún más afectadas, especialmente aquellas que tienen mayores intercambios con la potencia, como México y las naciones de Centroamérica y El Caribe.

En el caso de países que reciben millones de dólares en remesas, como México, Guatemala, El Salvador, Honduras, la contracción del empleo en Estados Unidos podría ocasionar la reducción de hasta el diez por ciento de estos envíos de dinero.

En naciones como Haití, el país más pobre del continente, las remesas representan casi una tercera parte de su producto interno bruto, por lo que recibir menos dinero por este concepto sólo incrementará la de por si creciente pobreza.

Otros países como El Salvador y Honduras, ven en las remesas el 20 por ciento de su PIB o son el 14 por ciento como en el caso de Guatemala.

Otro aspecto que impactará negativamente en la economía regional es la contracción del turismo. México se encuentra entre las primeras diez naciones con la mayor cantidad de turistas extranjeros, la mayoría provenientes de Estados Unidos y de países como Canadá, España, Alemania, Inglaterra, Italia y China, países que han reportado la mayor cantidad de casos de Covid-19.

Tan sólo en febrero de este año México recibió a seis millones de turistas internacionales que gastaron poco más de dos mil millones de dólares en los diferentes destinos, especialmente los de playa como Cancún, Quintana Roo; Los Cabos, Baja California Sur; Acapulco, Guerrero, y Puerto Vallarta, Jalisco.

A la crisis en el tema de remesas y del sector turístico, el Banco Interamericano de Desarrollo agrega recesiones en materia de compras de bienes de exportación, impacto en las cadenas de producción local por la falta de insumos provenientes del exterior, especialmente de Estados Unidos y China; el encarecimiento de las materias primas, como consecuencia de la baja de los precios internacionales del petróleo y el aumento en el pago de intereses y el costo financiero que representará el endeudamiento público de los países del hemisferio.

Alternativas de solución

Para mitigar el impacto económico que traerá la pandemia, el BID propone además de impulsos fiscales al sector productivo, destinar la mayor cantidad de recursos públicos para el fortalecimiento de los sistemas de salud estatales y la atención a los grupos en situación de vulnerabilidad.

En materia social, las recomendaciones a los gobiernos se centran en acciones concretas como el aumento de gasto sanitario, la contratación de personal, pudiendo incorporarse estudiantes de medicina, enfermería y farmacia. Aumentar la compra de equipo médico y medicamentos y establecer vigilancia sobre los precios.

También recomienda tilizar los programas de transferencias condicionadas para dar apoyo a población que pasa al desempleo y se encontraba en la economía informal y crear un bono alimenticio para los nuevos desempleados.

El BID propone crear un seguro de desempleo, subsidiar los servicios básicos (electricidad, gas, agua), posponer el pago de hipotecas, el pago parcial de la escuela a hijos de desempleados, garantizar abastecimiento de alimentos y medicamentos y eliminar restricciones a la importación de alimentos y medicamentos. (Ver estudio completo)

Andrés A. Solis

Periodista desde 1989. Ha trabajado en medios impresos, radio, televisión y tiene más de 20 años de experiencia en medios digitales. Ha sido docente en la Escuela de Periodismo "Carlos Septién García" y en diplomados especializados en la Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma del Estado de México y la Universidad de las Américas de Puebla. Ha sido instructor en el Centro de Formación en Periodismo Digital de la Universidad de Guadalajara. Autor del Manual de Autoprotección para Periodistas y la Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia.

Ver todas las entradas de Andrés A. Solis →

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: