Es didáctica presidencial debatir con esos intelectuales y se divierte

A más de una persona nos arrancó una sonrisa la frase final que usó el Presidente al responder a los 30 personajes de la academia y la intelectualidad:

“Sólo faltaría decir: el rey va desnudo”.

Con eso aludió –mordaz y seguramente divertido– el cuento de Hans Christian Andersen sobre unos charlatanes, sedicentes tejedores de ilusiones.

¿Por qué insiste Andrés Manuel López Obrador en debatir así desde el pódium presidencial con quienes le critican?

¿Por qué calificar a estos y otros como “intelectuales orgánicos” del país “de la corrupción, de los potentados, de los privilegios, de la hipocresía, de la marginación, del clasismo y del racismo”?
La mayoría de las respuestas que encontraremos serán cargadas de ideología y estimuladoras de la polarización política. Hay que buscar explicaciones.

Reporteros profesionales, en charlas de pares y en sesiones académicas de actualización periodística, defendemos una máxima para informar que ayuda a eludir la especulación:

–No sabemos lo suficiente para responder a todas las preguntas, por eso estamos obligados a saber quién sí sabe las respuestas–.

La información sustancial tendría que venir del mismo Presidente. Pero repetirá que critica a sus críticos en uso de su derecho de réplica y para fomentar el debate. Él seguirá haciendo política con el peso de las palabras de quien sí sabe que encabeza al Estado y no sincerará sus intenciones de fondo. Tiene que haber una explicación mayor. ¿Quién tiene respuestas?

Tres aportaciones

Jesús Ramírez Cuevas, el vocero presidencial, Víctor Manuel Toledo, secretario de del Medio Ambiente y Recursos Naturales y Pablo Gómez Álvarez, diputado federal contribuyen, por separado, para configurar una explicación de esa actitud presidencial frente a esos y otros intelectuales:

El modelo presidencial de comunicación política eligió la confrontación abierta como una técnica didáctica para aumentar la politización política de la mayoría de mexicanos, para elevar la identidad popular con el cambio, para construir el consenso social que contrarreste la influencia de las corporaciones y las elites que se beneficiaron de los regímenes neoliberales y que subordinaron al Estado. Veamos:

Es didáctica concientizadora: Jesús Ramírez

Durante una entrevista el 12 de julio con Daniela Pastrana, Reyna Haydee Ramírez y María Fernanda Ruiz –reporteras del sitio Píe de Página– Ramírez Cuevas aguantó interpelaciones respecto a este comportamiento del Presidente y respondió así

— … digo es muy empecinado en un modelo de confrontación política, que es como muy pedagógico, de deslindar los campos y decir: «éstos, que todos piensan que son independientes; pues no. Están teniendo intereses». Es un ejercicio didáctico y es importante…”

—¿Este gobierno es de izquierda? Inquirieron las reporteras de Pie de página casi al final de la amplia conversación. Jesús Respondió:

—¡Claro que es de izquierda! En primera, porque formamos parte de la tradición de lucha popular por la defensa de la soberanía, la democracia y las libertades. Luego, porque estamos viendo, velando y trabajando para la mayoría, para hacer que los recursos públicos sean públicos, de acuerdo con el interés público, para que el gobierno sirva a la población y no a unas cuantas corporaciones–.

Disgusto de las élites: Toledo

El investigador académico hoy secretario de Estado, Víctor Manuel Toledo, se incorporó al debate en un escrito difundido por La Jornada el 14 de julio. Ahí aseguró:

“…Son las élites que hoy vociferan desesperadas y hacen campañas de desprestigio.

“El país que dejaron tres décadas de neoliberalismo, no sólo fue una sociedad injusta, devastada, fracturada, enferma y con un entorno natural y ambiental deplorable; también heredaron élites de todo tipo dotados de un enorme poder, castas que se fueron creando en todos los ámbitos de la vida social: en los medios de comunicación (prensa, radio y tv), entre gremios de profesionistas, grupos de científicos e intelectuales, y en enclaves religiosos.

“Las élites acumularon poder en cada campo y se fueron inventando una ideología para justificar sus roles y sobre todo para convalidar sus actitudes clasistas y racistas hacia las mayorías marginadas, explotadas, castigadas, las que el 1º de julio de 2018 salieron a votar masivamente por un proyecto que por lo menos les dotaba de esperanza.

Es deriva autoritaria: 30 personalidades

El desplegado que publicó Reforma el 15 de julio con el título Contra la deriva autoritaria y en defensa de la democracia lo firman 30 personalidades, entre los que llaman la atención varios ex militantes de las izquierdas: del desaparecido PCM (Roger Bartra, Jorge Castañeda, José Ramón Enríquez) del PMS (Ricardo Pascoe Pierce y José Woldenberg) además de quienes encabezan grupos muy compactos desde las revistas Nexos y Letras Libres como Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze.

En su breve documento afirman, entre otras cosas:

‘Han transcurrido casi 20 meses del gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador. El triunfo del presidente fue inequívoco, no obstante, sin que la mayoría de los mexicanos votáramos por ellos y violando la Constitución, Morena y sus aliados lograron que una minoría de votos se convirtiera en una mayoría de escaños en el Congreso.

‘Además, amplió el número de diputados de su grupo mediante la compra de representantes electos de otros partidos. La consecuencia ha sido la asfixia del pluralismo de la representación en aras de someter al Poder Legislativo a los dictados del Ejecutivo.

“El gobierno de López Obrador ha mantenido una actitud despreciativa, no sólo hacia las instituciones autónomas, sino también hacia las esferas científicas y culturales, así como muy notoriamente hacia el movimiento de las mujeres que luchan por la igualdad.

Demencia conservadora: Pablo Gómez

Quien fuera uno de los primeros diputados federales del desaparecido PCM, hoy por Morena, difundió por Facebook el 17 de julio una réplica a la carta de las 30 personalidades con ese título:

Los intelectuales de la neo derecha nacional, aliados a los de la rancia, han entrado en demencia política. Ponen en duda la legitimidad del resultado de las elecciones legislativas de 2018, pero dos años después de los comicios…

Héctor Aguilar Camín y sus compañeros de viaje desconocen la Constitución y se lanzan a tratar de deslegitimar a la única mayoría parlamentaria auténtica que ha tenido México desde hace muchos años. La 4T obtuvo el 47% de la votación efectiva. Si hubiera sido un solo partido, que no lo fue, pues era una coalición de tres, su representación hubiera sido del 55% de la Cámara, suficiente para ser mayoría absoluta.

Los intelectuales orgánicos de la derecha funcional de nuestro tiempo se inventan un nuevo prototipo democrático. El punto central ya no es que cada quien vote como quiera y se respete la votación… sino que lo haga de tal manera que se logre el “equilibrio…. Nada nuevo, a menos que se restablezca el PRIAN, el partido de Aguilar Camín y compañía. De eso ya tuvimos bastante.

Los intelectuales orgánicos también se degradan: León

En Julio de 2019, alrededor de un debate en Europa sobre los intelectuales orgánicos el filósofo, doctor y catedrático marxista Tomas Rodríguez León aseveró:

“Los intelectuales orgánicos para Antonio Gramsci son quienes describen la vida social científica y culturalmente pues traducen las experiencias y el sentir que las masas no pueden articular por sí mismas, es decir, son agentes conscientes de procesos inconscientes
“…el intelectual orgánico funciona con lenguaje político y son intelectuales orgánicos los que actúan para la revolución o contra ella.

La organicidad del intelectual se entenderá como algo más amplio que el sector específicamente cultural. Según Gramsci, son los que intervienen en el diseño y organización de las ideas de cambio o reacción…

“La producción intelectual y artística displicente poco estética y muy de maquillaje, enferma a endémicos vanidosos que creen ocupar un lugar aristocrático y elitista. No reparan, aquellos imberbes, que solo están trabajando para el aplauso, repletos de una banalidad perfumada, donde solo son albañiles del muro de lo espectacular. Existe un pensamiento crítico en deterioro; los intelectuales prosistema son expresión de la sociedad y su decadencia.”

El debate seguirá

Este debate sobre los intelectuales orgánicos seguirá. Habrá otros más. La polarización se elevará en la medida en que se aproximen las elecciones federales de 2021. El elemento más nuevo es que el Presidente sonríe al ejercer lo que él llama su derecho de réplica. Ya nos enteramos de que eso es parte de su estrategia de comunicación política para ir formando otros consensos sociales pacíficamente. Veremos más.

Por lo pronto, quien quiera contextualizar la sonrisa del Presidente al responder a las 30 personalidades con su frase de “El Rey va desnudo” tome el cuento El traje nuevo del emperador que escribió Andersen en 1837 y quizá hasta le divierta:

“… Hasta la misma persona de un rey, llegaron dos charlatanes que se decían a sí mismos sastres o tejedores. Afirmaban que eran capaces de elaborar las mejores telas, los mejores vestidos y las mejores capas que ojos humanos pudieran haber visto, sólo exigían que se les entregase el dinero necesario para comprar las telas, los bordados, los hilos de oro y todo lo necesario para su confección…

Rogelio Hernández López

Rogelio Hernández López

Reportero desde 1977. Autodidacta. Especializado en periodismo de investigación en Excélsior, El Universal, Milenio y otros. Dos veces Premio Nacional por el Club de Periodistas. Autor de los libros Zócalo Rojo(Edit. Océano), Zorrilla (Edit. Planeta) y Sólo para periodistas (Edit. Grijalbo). Profesor invitado en varias universidades. En 2013 y 2015 el Colegio de Sinaloa le concedió la Cátedra de Periodismo Pablo de Villavicencio. Sus ensayos más recientes son: ¿Qué legislación hace falta para los medios de Comunicación en México? (Fund K. Adenauer), retratos de Manuel Buendía (consejo ciudadano del premio nacional de periodismo), Prontuario de recomendaciones para fortalecer a periodistas vulnerables de México (Freedom House); Consejero fundador del mecanismo de protección a periodistas de la segob hasta diciembre de 2014, cofundador y primer Director Ejecutivo de la casa de los derechos de periodistas, a.c. Fue Gerente de la Dirección de Contenidos de Capital Media de diciembre de 2015 a febrero de 2019. Actualmente se desempeña como Columnista y Consultor sobre asuntos de periodismo y periodistas. rogeliohl111@gmail.com

Ver todas las entradas de Rogelio Hernández López →

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *