24 enero, 2020

Identidad genérica, una deuda de la izquierda

Tania Vázquez, activista. Foto de Andrés A. Solis.

Toluca, México.- Rudy ni siquiera lo pensó, simplemente lo dijo manoteando con cierto aire de exigencia en espera de que ahora sí, la izquierda mexiquense representada en el Congreso del Estado apruebe las reformas al Código Civil que les permita cambiar su nombre de acuerdo a la identidad genérica con la que viven y no con la que nacieron.

Rudy lleva 30 años viviendo como mujer, pero sintiéndose ilegal en su propia tierra, porque todos sus documentos la identifican como hombre. Como ella, muchas mujeres y hombres transgénero esperan que ahora sí las y los diputados alcancen los acuerdos y aprueben lo que llaman “ley de identidad sexo-genérica”.

Ya hubo un primer intento de regorma desde la curul de Jesús Sánchez Isidoro del Partido de la Revolución Democrática (PRD) el 16 de noviembre de 2017 en la pasada legislatura, pero se quedó en la congeladora pues esa izquierda era una minoría casi inexistente.

Este martes 23 de julio la mayoría de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dice tener el   respaldo del PRD y del Partido del Trabajo (PT) y que ahora sí van a sacar esa reforma que asegura la diputada Liliana Gollas Trejo, trabajaron con la propia comunidad trans.

En ese entonces el ex diputado perredista propuso reconocer la identidad de género. La iniciativa fue turnada a las comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales y Procuración y Administración de Justicia, donde ni  siquiera fue discutida, menos aún pasó al pleno.

Este martes la diputada morenista Liliana Gollas Trejo, integrante de la comisión para la Igualdad de Género, planteará reformas al Código Civil para la reasignación del sexo en las actas de nacimiento, a efectos que las personas trans puedan tener el nombre que deseen de acuerdo con su identidad genérica. Dejar de ser hombres para vivir como mujeres o viceversa.

Gollas Trejo se dice confiada en que ahora si pasará la reforma con el respaldo del PRD, el PT y hasta del Verde, y ese peso lo aumentan las esperanzas de decenas de personas trans en el Estado de México.

“Son la mayoría; sería el colmo que no se aprobara esta iniciativa si la mayoría del voto lo tiene Morena. Es una iniciativa que la está promoviendo Morena”, se adelantó a reclamar Tania Vázquez, activista y vocera de la organización tran las famosas de Humboldt.

Tania existe en el mundo real desde hace 20 años, pero en la burocracia no puede vivir, porque es Eduardo el que debe resolver los trámites, simplemente porque Tania no cuenta con un acta de nacimiento que la reconozca como mujer.

-¿Y por qué creen que esta reforma si pasará si la izquierda mexiquense no ha podido aprobar la ley de matromonios igualitarios. – le preguntamos.

“La ley de matrimonios entre personas del mismo sexo no avanza por los posicionamientos en contra y favor de la adopción homoparental, la de identidad de género, en cambio, consiste en dar a las personas trans un acta de nacimiento mediante un trámite administrativo. No le ven mayor problema”, respondió.

Tener un nombre: derecho que abre la puerta a otros derechos

Tener un nombre que va de acuerdo a la forma en que vive, abre el camino para que los hombres y mujeres trans puedan tener acceso al empleo, la salud y a la educación, aseguran Tania y Rudy.

“Se trata de que las nuevas generaciones no sufran la discriminación laboral, social y de salud; esperamos que con la ley de identidad sexogenérica podamos tener acceso a una salud digna y con personal (médico) capacitado. ¿Cómo se va a lograr esto?, pues con una credencial que nos identifique con la personalidad autopercibida”.

Para las famosas de Humboldt, más allá del nombre se trata de ejercer una ciudadanía plena y mantener un acto de coherencia ante la manera en cómo se perciben, para dejar de ser violentadas en su cotidianeidad.

“¿No sé por qué tantas trabas para poder identificar a una personas. Andamos en el limbo…andamos con las facciones de mujer pero con la identidad de hombre. No podemos ir así por el mundo”, expuso Rudy, activista transexual y estilista, quien con manoteos expresó estar cansada de vivir excluida y desprotegida, sin los derechos fundamentales.

En entrevista para CNX Noticias, la diputada morenista Liliana Gollas Trejo explicó el alcance de su propuesta de regormas al Código Civil del Estado de México que permitiría a la comunidad trans tramitar en principio, un acta de nacimiento y con ella poder modificar todos sus documentos oficiales.

La legisladora propone reformas al artículo 3.1 y adiciones al Capítulo VIII denominado “Expedición de acta por rectificación para el reconocimiento de identidad de género”, con lo que quedaría establecido que “en ningún caso será requisito acreditar intervención quirúrgica alguna, terapias u otro diagnóstico y/o procedimiento para el reconocimiento de la identidad de género”.

Reforma de vanguardia en el Edomex

El Estado de México es una de las 26 entidades del país, donde no existe el derecho de las personas trans a cambiar legalmente su identidad y de acuerdo con el Registro Civil, de abril de 2018 a la fecha se han realizado un total de 37 anotaciones de cambios de género, de los cuales 17 fueron de femenino a masculino y 20 de masculino a femenino.

Estos procedimientos administrativos han sido emitidos por los diversos juzgados del Registro Civil de la Ciudad de México pero vinculantes para la autoridad mexiquense. Es decir, los 37 registros de cambio de identidad genérica han sido porque las personas interesadas tuvieron que ir a la Ciudad de México a realizar su trámite, porque en la capital del país si es legal.

Por eso Rudy insiste. “Yo quiero que me reconozcan mis derechos en mi casa, no en la casa del vecino”.

América Muñoz Herrera

América Muñoz Herrera

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Periodista con más de 13 años de trayectoria en distintos medios de Comunicación de Veracruz y el Estado de México. También ha colaborado en gobiernos municipales. Su lema es que no es un producto terminado y está en constante aprendizaje.

Ver todas las entradas de América Muñoz Herrera →