Manchas petequiales en el ámbito forense

Son marcas de sangre puntiformes que aparecen cuando los capilares que están conformados por minúsculos vasos sanguíneos sangran internamente.

En ocasiones aparecen en racimos, son planas al tacto, no pierden su color al presionarlas, pueden aparecer en párpados o superficie interna de la boca.

Estas marcas aparecen por diversas causas como esfuerzos prolongados como toser, vomitar, dar a luz, levantar pesas, el uso de algunos medicamentos o enfermedades leves o graves.

En este caso nos enfocaremos en el ámbito forense y el significado de esas manchas en un cadáver, pues estas marcas pueden encontrarse en la piel, la esclera o conjuntiva ocular.

Estos hallazgos pueden ser visibles e identificados en la inspección inicial y se relacionan con las causas anteriormente mencionadas, pero también son los clásicos signos de asfixia, debiendo definir si el deceso fue por alguna enfermedad, un hecho fortuito o una acción criminal.

La persona patóloga forense debe llevar a cabo la autopsia de ley y ofrecer a través de un dictamen lo que encontró, una de las áreas que inspeccionará será bajo las membranas serosas torácicas como (pleural o pericardio), ahí encontrará las marcas conocidas como “Puntos de Tardieu”.

Auguste Ambroise Tardieu médico legista e investigador del maltrato infantil, fue el primero que observo estas marcas en algunos cadáveres de bebés considerando que eran exclusivas de la sofocación, pero se ha corroborado que estas manchas se encuentran en otras variedades de asfixia o procesos patológicos relacionados con anoxia.

Estas equimosis  son resultado del aumento agudo de la presión venosa que sobre distiende y rompe la delgada pared de las vénulas, (son las que recogen la sangre de los capilares uniéndose a venas de mayor tamaño). Estas marcas son características en victimas fallecidas que sufrieron compresión de cuello hasta su muerte.

Vale aclarar que el resultado del patólogo forense tiene repercusiones en diversos ámbitos, como jurídicos, sociales o económicos, por lo que es de suma importancia describir la correcta causa de la muerte.

En algunos casos el dictamen forense lo mencionará como muerte por asfixia mecánica, por factores exógenos, sin especificar si fue un suicidio o un homicidio; en casos con estas características, los resultados en una autopsia pueden tener diversas similitudes, ahí es donde entra las evidencias encontrada en el entorno del cadáver y lo que conformaba la escena del crimen, ese todo reforzara el resultado final de la muerte y el inicio de las pesquisas.

En Reus, Tarragona, España, la policía investigo dos casos aislados, con 15 días de diferencia, en los cuales involucraba a personas de la tercera edad, su etiología médico legal era similar, las marcas petequiales encontradas en ambas evidenciaba asfixia, el resultado del 1er. caso fue descrito como suicidio, en cambio el segundo, se tuvo que abrir una investigación, ya que era dudoso el dictamen forense y la evidencia encontrada en la escena.

El cuerpo humano siempre da evidencia sobre lo que pasa en su interior, en el caso de un cadáver estas huellas dejadas, solo expertos sabrán leerlas, siendo la voz que contara la historia de los minutos previos a su muerte.

Beatriz Aguilar Alejandrez

Egresada de Universidad Xochicalco con Maestría en Docencia Universitaria y Máster en Criminología, Delincuencia y Victimología por la Universidad Internacional de Valencia. Desde hace más de 16 años me enfoque en materia civil para apoyar a las familias y el bienestar de sus hijos.

Ver todas las entradas de Beatriz Aguilar Alejandrez →

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: