Reactivación económica… y delictiva

Foto de Andrés A. Solis

La reapertura económica en el país y en el Estado de México en particular trajo consigo el incremento de la delincuencia, mientras que el sector empresarial reconoce que han dejado de invertir en seguridad debido al impacto negativo la pandemia por Covid_19.

De acuerdo con cifras del secretariado ejecutivo del sistema nacional de seguridad pública, el mes de agosto ha sido el más violento en el estado de México con 30 mil 026 robos a negocios y a transporte de carga.

La estadística nacional ubica a la entidad en el primer lugar nacional en robo a transportistas, robo a transporte púbico de pasajeros, robo a negocios y extorsión y es segundo lugar nacional en fraude.

Aunque el Estado de México entró en color anaranjado del semáforo epidemiológico en julio pasado, la actividad económica comenzó a recuperarse a partir del mes de agosto, mes en que la delincuencia también ha actuado con mayor intensidad.

De acuerdo con las cifras nacionales de seguridad pública, en el #Edomex se reportó casi el doble de delitos del 1 al 31 de agosto que en la Ciudad de México, la segunda entidad con la mayor cantidad de actos delictivos.

En el territorio mexiquense se denunciaron 30 mil 026 delitos, mientras que en la capital del país fueron 16 mil 846.

El tercer lugar lo ocupa Jalisco con diez mil 846 delitos; tres veces menos robos que en el Edomex.

En Campeche en el mismo mes de agosto fueron denunciados apenas 157 delitos, que representan el 0.5 por ciento de los cometidos en el territorio mexiquense. Por cada robo denunciado en Campeche, en el #Edomex se registran 193.

La pandemia le pegó a la seguridad

El incremento en el robo a negocios y transportes se vio influenciado por la reducción en el gasto en seguridad de las empresas, reconoció Laura González Hernández, presidenta del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México.

Si bien no hay cifras ni estadísticas sobre cuánto se ha dejado de invertir, el sector empresarial reconoce que la emergencia sanitaria obligó a reducir gastos en los negocios para garantizar su supervivencia, lo que afectó el rubro de seguridad.

Las empresas, negocios y transportistas dejaron de contratar seguridad privada para su resguardo, lo que elevó sus vulnerabilidades operativas y facilitó la actuación de delincuentes.

Carlos García  Álvarez, presidente de la alianza mexicana de organización de transportistas A.C. (AMOTAC), dijo que a partir de marzo de este año, con la declaratoria de la emergencia sanitaria por la pandemia por Covid_19, el robo de camiones de carga pasó de 18 a 50 al día, generando pérdidas de hasta 120 millones de pesos a las empresas.

Los tramos carreteros más peligrosos para el tránsito de mercancías son la autopista México-Puebla, a su paso por los municipios de Chalco, Valle de Chalco, Ixtapaluca y Chimalhuacán; la autopista México-Querétaro, en su tramo de Naucalpan a Tepotzotlán, y todo el corredor del circuito exterior mexiquense.

En menor medida, dijo, se han reportado robos en la autopista Toluca-Naucalpan, especialmente en el tramo de Xonacatlán.

Por su parte, Jorge Luis Pedroza, presidente de la asociación de distribuidores de gasolina (Adigas), reconoció que aunque no dejaron de operar por ser una actividad estratégica, el reinicio de actividades de otros sectores económicos aumentó la inseguridad en las gasolineras.

El modalidad de robo a estaciones de servicio que ha ido en aumento es aquella en donde un automóvil pide llenar el tanque y el conductor se arranca sin haber pagado.

En el Valle de Toluca se reportan al menos dos incidentes de esta naturaleza cada semana, especialmente en la vía Solidaridad Las Torres, que separa los municipios de Toluca y Metepec.

El dirigente de los gasolineros también reconoció que como consecuencia de la pandemia, las estaciones dejaron de pagar, modernizar o contratar servicios de seguridad privada o de videovigilancia.

Este lunes la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso del Estado denunció que el gobierno federal pretende reducir 500 millones de pesos el gasto a seguridad, con la desaparición del fondo de fortalecimiento para la seguridad pública en los municipios (Fortaseg).

Andrés A. Solis

Periodista desde 1989. Ha trabajado en medios impresos, radio, televisión y tiene más de 20 años de experiencia en medios digitales. Ha sido docente en la Escuela de Periodismo "Carlos Septién García" y en diplomados especializados en la Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma del Estado de México y la Universidad de las Américas de Puebla. Ha sido instructor en el Centro de Formación en Periodismo Digital de la Universidad de Guadalajara. Autor del Manual de Autoprotección para Periodistas y la Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia.

Ver todas las entradas de Andrés A. Solis →

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: