Opinión Rúbrica

La revancha de Duarte contra José Yunes

Aurelio Contreras
Escrito por Aurelio Contreras

A pesar de lo que pudiera pensarse, nada tuvo que ver el candidato panista a diputado federal plurinominal, Miguel Ángel Yunes Linares, con las recientes filtraciones en las que se infiere un supuesto desvío de recursos por 500 millones de pesos en la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Veracruz.

Esta vez, y a diferencia del proceso electoral de 2013, el “amo” de las filtraciones no fue el autor del “cuatro” que le pusieron a los priistas en el estado, y cuya “mano ejecutora” fue el senador ex perredista Alejandro Encinas, a quien le hicieron llegar 623 archivos, entre videos y documentos, para imputar a la dependencia presuntos malos manejos de los recursos de los programas sociales en la entidad veracruzana.

Los autores de la zancadilla al delegado Marcelo Montiel Montiel vienen de dentro. Y su objetivo no es incidir en las elecciones federales de este año, sino en las locales de 2016.

Desde hace unos pocos días, esa misma información se estuvo moviendo en los círculos del Congreso de la Unión buscando que alguien se interesara en retomarla y dar el golpe, encubriendo de esta forma la verdadera autoría intelectual de la confección de ese material.

Incluso, un diputado federal priista cercano al primer círculo de poder en Veracruz, estuvo dispuesto a entrarle al quite y presentar una denuncia. Pero les resultaba más conveniente que el golpe viniera de fuera, en este caso, de un político de izquierda con alguna credibilidad, como es el caso de Alejandro Encinas.

De hecho, al exponer ante los medios de comunicación el caso, el propio Encinas lo dejó en claro: “existe la presunción de un conflicto dentro de los grupos del PRI en Veracruz. Esto es fuego amigo”, declaró el legislador.

Y no le falta razón. El nuevo escándalo fue maquinado por los propios priistas. Concretamente, por el duartismo-fidelismo. El conocimiento sobre la manera de operar los programas y el acceso a la información filtrada provino, forzosamente, desde dentro.

¿Qué interés podrían tener los priistas en atacar a otro priista en medio de un proceso electoral? Uno muy simple. El del inicio del ajuste de cuentas entre los grupos políticos que se disputan el poder en Veracruz.

Se trata de la revancha del gobernador Javier Duarte en contra del senador José Francisco Yunes Zorrilla, luego de que éste decidiera romper definitivamente con el mandatario tras la “chicanada” de la gubernatura de dos años y el incumplimiento de los acuerdos tomados entre ambos varios años atrás.

A diferencia del otro senador veracruzano priista, Héctor Yunes Landa, José Yunes se negó a pactar con el duartismo y se ha mantenido firme en su postura de mantenerse lo más distante posible de Javier Duarte, con quien no quiere más tratos, y hasta ha expresado su deseo de castigar a quienes desde el gobierno estatal quebraron las finanzas de la entidad desviando recursos y defraudando a la población.

Marcelo Montiel ha sido un cercano operador político de José Yunes Zorrilla. En 2006 fue su coordinador de campaña en su primer intento por llegar al Senado, y se ha mantenido como su aliado hasta la fecha. Golpeando al delegado de la Sedesol, el duartismo busca desgastar al Senador que se atrevió a retarlo.

Sobre si de verdad hay o no desvío de recursos en la delegación de Sedesol en Veracruz, el propio Marcelo Montiel negó las imputaciones, anunció que presentará una denuncia por acceso ilícito a sistemas y equipos de informática, ejercicio indebido del servicio público y falsificación de documentos. Asimismo, se puso a disposición de las autoridades para ser investigado. Sin defender ni condenar a este funcionario, será saludable que transparente su actuación para que no haya lugar a dudas.

Lo que sí queda muy claro es que ya le declararon la guerra a José Yunes Zorrilla.

 

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

Acerca de autor

Aurelio Contreras

Aurelio Contreras

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: