Opinión

Espacio Abierto

Manolo Victorio
Escrito por Manolo Victorio

LIBERTAD IRREAL

 

Un habanero, guía de turistas, definió al régimen castrista: “los cubanos aguantamos todo;  hasta hambre”.

Esa noche, sentí alegría de ser mexicano. A la distancia, el estoicismo digno y cívico de los isleños, representa un lección, una bofetada a la supuesta libertad mexicana.

Aquí somos libres pero permitimos que los gobernantes se roben hasta nuestra vergüenza colectiva.

Aquí somos libres pero seguimos creyendo en un país mejor, de primer mundo, ofertado por una gerontocracia priista que sigue sacando hornadas trienales y sexenales de corruptos que antes se escudaban en la revolución social y hoy nos siguen gobernando por herencia.

Salvo la docena trágica panista -que hoy extrañamos- el país lleva ocho décadas gobernado por un sistema que sigue vendiendo espejitos a los mexicanos que aun no despiertan, que siguen adormilados por las mismas promesas.

Y esta libertad ficticia que no es mas que una dictadura perfecta, un alcalde que repite en el cargo, en Nayarit, que confiesa públicamente que “robó, pero poquito” en su gestión municipal, vuelve a ser electo y se paga, con dinero público, un fiestón de cumpleaños con 50 mil cervezas y 50 vacas en barbacoa.

Aquí somos libres pero vemos, impávidos e inertes, como un ex gobernador oaxaqueño tiene dos departamentos de lujo en Nueva York, en el corazón financiero e inmobiliario del mundo. Y no pasa nada, solo la empapelada para José Murat Casab, que ahí sigue, cínico, desvergonzado, rico.

Aquí somos libres pero permitimos que un ex gobernador, Fidel Herrera Beltrán, consume su máximato transexenal, imponiendo a Carolina Gudiño Corro, como candidata de una franquicia prostituida como el Partido Verde Ecologista de México, cuando las arcas estatales no tienen fondos ni para pagar a la burocracia, gracias al desorden criminal heredado por él.

Aquí somos libres cuando en los hospitales públicos no hay ni gasas ni aspirinas pero traemos a Santana a la Cumbre Tajín.

Aquí somos libres que los ladrones pasaron los exámenes de confiabilidad aplicados por el PRI y hoy son candidatos a diputados federales.

Y seremos tan libres que no saldremos a votar en el primer domingo de julio, hartos de tanto latrocinio, que los tricolores se frotan las manos para la movilización, ratones locos, embarazo de urnas y demás trapacerías consumadas que los hacen alzarse con el triunfo.

Y en el tránsito de esta libertad irreal, caminaremos hacia la nada.

Total, los mexicanos aguantamos todo.

 

Periodismo romántico.

 

El viejo Lázaro Murcia se embelesaba observando el vómito imparable y ruidoso del Télex. El armatoste parecido a un enfriador horizontal de cervezas ocupaba la mitad de la minúscula sala de redacción. Ningún reportero aguantaba el zigzagueo de aparato; pero el anciano productor de noticieros radiofónicos lo amaba, platicaba con el, se sentada a un lado a fumar sus infaltables Malboros rojos.

Como niño en kermés veía como salían redactadas  las notas en un culebrón sin fin. Era su ventana ochentona  al mundo. La agencia Notimex controlaba el monopolio de la información. Lázaro no necesitaba salir a la calle para saber que el mundo rodaba.

Cada mañana, el joven estudiante de comunicación encontraba tres  torres de notas informativas en el estudio radiofónico. Parecía el escritorio de un burócrata. Información internacional, nacional y estatal. La bronca era jerarquizarla.

Hoy con el mundo constreñido en un smart phone,  el viejo Lázaro extrañaría su ruidoso Telex. Música para sus oídos.

 

Correo electrónico: mvictorio33@hotmail.com

Facebook: Manolo Victorio Valle.

Twitter: @ManoloVictorio

Acerca de autor

Manolo Victorio

Manolo Victorio

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: