Conjeturas Opinión

Conjeturas

Veneranda Mendoza
Escrito por Veneranda Mendoza

Los partidos políticos en el Estado de México nunca se interesaron en garantizar la real paridad de género en las candidaturas y, desde el momento de legislarlas, dejaron en la norma una laguna suficiente para burlarla.

La equidad de género en política fue sólo un discurso dirigido al más elevado porcentaje del padrón electoral y la lista nominal: el género femenino, que representa más de la mitad de los ciudadanos.

El artículo 248 del Código Electoral del Estado de México establece, en su quinto párrafo, que “los partidos políticos promoverán la igualdad de oportunidades y la paridad de género en la vida política del Estado, a través de postulaciones a cargos de elección popular en la Legislatura y en los ayuntamientos, y deberán observar… que la postulación de candidatos sea de un cincuenta por ciento de cada género”.

Sin embargo, no especifica que, en el caso de los ayuntamientos, las planillas deban ser encabezadas en la mitad de los casos por mujeres.

En esta paridad de género simulada, los partidos políticos cuentan con la

complicidad de las autoridades electorales.

Cuatro de los siete consejeros del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) se pronunciaron a favor sólo de la paridad vertical, y apenas tres advirtieron que debía ser también horizontal.

La Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) elaboró un discurso legaloide para justificar como innecesario que a estas alturas del proceso electoral los aspirantes a candidatos sean sustituidos por abanderadas, arguyendo que estos movimientos crearían confusión y restarían certeza a los ciudadanos.

En contraste, puso como requisito a las interesadas en apelar, haber participado en los procesos internos de sus partidos, a sabiendas de que en muchos de los casos les fueron cerradas las puertas desde las precampañas.

Bajo este panorama normativo “a modo”, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) confirmó que solicitó el registro de sólo 27 mujeres como candidatas a las 125 presidencias municipales del Estado de México.

El tricolor justificó que la paridad de género existe al interior de las planillas, pues se compensa con postulaciones a las sindicaturas y regidurías.

Aunque la solicitud de registro no se ha concretado en su totalidad en el resto de las fuerzas políticas, los antecedentes apuntan a que incurrirán en el mismo fenómeno, con lo que se construye el ambiente propicio para que los consensos políticos pasen por encima del espíritu de equidad en las postulaciones que ha pretendido la paridad de género.

Acerca de autor

Veneranda Mendoza

Veneranda Mendoza

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: