Opinión

Conjeturas

Veneranda Mendoza
Escrito por Veneranda Mendoza

Se pensaría innecesario el sigilo y hermetismo para revelar la nueva encomienda del secretario de Finanzas, Erasto Martínez, tras el permiso solicitado al cargo, temporal con mucha probabilidad… invariablemente, se le ubica como el operador financiero de la campaña tricolor; la nueva encomienda nada tendría de malo, sólo que tanto misterio le inyecta dudas, provoca suspicacias.

Posiblemente esta discreción tenga su origen en la necesidad de evitar un enfrentamiento abierto de grupos al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuya dirigencia estatal, en la persona de Carlos Iriarte, es una cuota del grupo del ex mandatario estatal Arturo Montiel.

Sin el respaldo del gobernador Eruviel Ávila, Iriarte Mercado de por sí tuvo un escaso margen de maniobra; ahora que es precandidato a diputado federal por la vía plurinominal podría estar menos interesado en conducir las riendas del Comité Directivo Estatal (CDE).

No obstante, la sustitución de la dirigencia del partido, en proceso electoral, sólo procede por renuncia o muerte, así que el nombramiento de Martínez Rojas en estos momentos parecería “accidentado” y no ayudaría en imagen ni relaciones que, de por sí, al interior del tricolor quedaron bastante deterioradas tras la declaratoria de procedencia o improcedencia de las precandidaturas.

Casi en la totalidad de los municipios mexiquenses hay inconformidades porque los beneficiarios con  las postulaciones son los mismos de siempre o sus herederos.

Hasta en Toluca, donde todo se creía “planchado” a favor de Fernando Zamora está dando batalla el otro precandidato, Guillermo Molina Carbajal; en municipios rurales como Temoaya, se registraron 72 aspirantes a la alcaldía que están en contra de la designación de Apolinar Escobedo; en Lerma, el viernes tomaron las instalaciones del Comité Municipal por la designación de Gabriela Castilla; y el descontento no es menor en los casos de Zinacantepec y Almoloya de Juárez, sólo para no ir tan lejos.

 

En el Partido Acción Nacional (PAN) las cosas no son muy distintas. Si bien históricamente, gracias a su cerrado método de selección, la ropa sucia del albiceleste se lava en casa, para el actual proceso interno han resultado inevitables los señalamientos hacia el dirigente estatal, Oscar Sánchez Juárez, por presunta venta de candidaturas, o supuesto embarazo de urnas en favor de la precandidata Annel Flores en Huixquilucan que dio como resultado la cancelación de la elección.

Aunque Sánchez Juárez todo lo ha negado, valdría le pena que también presentara pruebas y argumentos convincentes, si en realidad se encuentra interesado en eliminar cualquier resquicio de sospecha.

Además en Toluca, el virtual candidato albiceleste a la presidencia municipal, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, bien haría, por salud, en aclarar los señalamientos de la otra planilla sobre el misterioso crecimiento del padrón previo a la elección interna y la presunta compra de votos.

 

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) no está exento de estas luchas de poder, hasta ahora sólo se advierte un nubarrón en Ecatepec, donde Xóchitl Arzola insiste en disputar la candidatura por la alcaldía al diputado local con licencia Octavio Martínez, pero la verdadera dimensión del proceso interno se palpará el 28 de marzo, durante el Consejo Estatal para determinar abanderados.

 

En los partidos “emergentes”, la pelea por los cargos de elección popular es similar, pero las candidaturas independientes con tantas trabas parecen no ser la opción por la desventaja en que compiten, y los institutos políticos de nueva creación que han privilegiado la postulación de artistas y futbolistas podrían ofertar un remedio más caro que la enfermedad… ¿Cuál es entonces la puerta de salida?

 

Acerca de autor

Veneranda Mendoza

Veneranda Mendoza

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: