Opinión

Conectes y Desconectes

Jorge Vargas
Escrito por Jorge Vargas

Día del Maestro… Nada que celebrar

En los últimos años, el gremio magisterial ha tomado un papel cada vez más predominante en los procesos de elección popular y dentro de las estructuras de los partidos políticos, incluso, son la base ya de instituciones partidistas como Nueva Alianza,  PRD y PRI por supuesto, pero entonces, nos preguntamos: ¿Qué acaso los profesores no deben dedicarse a enseñar? No se supone que para eso estudiaron en una Normal? Y a los niños y jóvenes que abandonan por irse a la grilla qué… ¿cómo se puede justificar eso de medio completar el programa de enseñanza por culpa de la política?

Desde hace tiempo que a los partidos políticos les ha servido mucho fortalecerse con los sindicatos en pro de alcanzar triunfos electorales, alianzas y estrategias, pero es, desde que a Elba Esther Gordillo, ex líder del SNTE se le ocurrió tomar la base sindical del magisterio para crear a un partido, que hemos visto el abandono, el descuido de las escuelas, de las aulas y de los estudiantes por parte de los grupos de profesores a quienes les ha convenido encabezar mítines, marchas y campañas políticas, sin importar la calidad de la formación, sin interesarles mucho cuánto y cómo puedan aprender nuestras nuevas generaciones.

Sabemos que están en su derecho de expresarse, de tomar simpatía por tal o cual proyecto partidista y de gobierno, que son un grupo pensante que quiere ser protagonista en la vida social de nuestro país, pero dejan de lado su origen, su razón de ser, pues ahora son más “carne de cañón” de los grupos en el poder, que gente consiente que quiere un cambio y una mejoría para el ellos y para el resto de los mexicanos.

No se han dado cuenta, o tal vez lo saben únicamente los líderes que los movilizan, que el triunfo es sólo para unos cuantos, que al resto sólo se le tiran los sobrantes, que los mantienen contentos con poco, porque es poco lo que se han acostumbrado a recibir a cambio de su apoyo incondicional.

Porque no les preguntan a los padres de familia, a los alumnos a los que tienen la “obligación” de formar, de instruir, si es correcto sacrificar la labor docente y la educación de nuestras nuevas generaciones, a cambio de apoyar a los partidos y sus grupos dominantes, qué pasa por su cabeza cuando dejan semanas y meses a los niños y niñas sin clases, pero eso sí, sin dejar de percibir su salario, sus respectivas quincenas que no son producto de manifestaciones ni de plantones o marchas políticas, sino producto de un presupuesto, que no es corto, destinado a mejorar la educación en México y que está teniendo estas enormes fugas, por culpa de los sindicatos, de la política y sus más tremebundos fines.

Aun así, no creo que todo en el magisterio esté perdido, a lo largo de mi paso por las aulas escolares, he tenido el privilegio de haber recibido clase de entrañables profesores y profesoras, maestros que me han dejado mucho gracias a su talento, a su compromiso por enseñar y por buscar que seamos mejores ciudadanos.

Este  día que se celebra el día del maestro, le rindo homenaje a quienes marcaron mi proceso de formación y son el referente de mi persona como profesionista. En la primaria: las maestras Idolina, Lili Mercado y Margarita, de la secundaria: el maestro Agustín, Irma Díaz y Bernardo Carmona, de la Prepa: Eduardo Monroy y Herbert Aguilar y de la Facultad: José Manuel Rueda Smithers, César Fajardo, Gerardo Lara y el Gordo Fernández Iglesias.

Todos ellos y algunos otros más, me abrieron a la conciencia a muchas cosas de este mundo, me demostraron que no es suficiente ser inteligente y estudiar mucho para ser un buen maestro, pues se necesita de tacto, de experiencia y de un gran amor al trabajo de enseñar, a todos les envío una gran felicitación y el agradecimiento permanente por todo lo que hicieron por nosotros, sus alumnos que les recuerdan con cariño y nostalgia,  muchas, pero muchas Gracias. Conéctese!

Acerca de autor

Jorge Vargas

Jorge Vargas

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: